Inicio

payasos y frutas...y penes tambien

Comentarios (0)

don emilio pintaba un cuadro cuando de pronto llego su sobrina la chiquitona,appurandose rapidamente fue y escondio el cuadro debajo de su cama mientras miraba como la chiquilla se acariciaba el culito y se quehaba de un dolor mysterioso.desde que ella commenzo su nueva vida viviendo en la casa de su tio don emilio cosas inexplicable commenzaron a suceder.de pronto se desaparecieron todos sus calzonsitos,ropas y zapatitos,ahoriita no le molestaba caminar por la casa asi y toda desnuda ya que su tio tambien lo hacia como si se tratara de alguna tradicion de los tiempos pasados.lo unico que ella sabia de su tio emilio era que el cabron pintaba cuadros de payasos,frutas,y.... su pene. los cuartos,cocina y bano de su casa lucian anos y anos de sus cuadros artistico.a ella le parecia extrano que todos los payasos pintados demonstraban el mismo pene de su tio asi como en color,huevos,pelitos y tamano.tambien era lo mismo con los cuadros de frutas...entre las manzanas,toronjas,limones y uvas estaba pintado su pene con unas bananas pintados de munnequitos bailando encima de su pene y huevos.

llego lydia

Comentarios (0)

LLEGO LYDIA...cuando la chiquitona fue registrada para atender las clases del maestro el senor hightower no tardo en llevarse los costumbres de los otros estudiantes y visitarlo en su condominio a tal horas de la noche para que la ayude con sus problemas personales ya que lydia era de texas y se parecia a honey boo-boo.lydia sonaba con tener un novio como el tal romeo...un joven estudiante que se approvechaba de tener el talento en hablar palabritas bonitas para llevarse cualquier hembra a la cama.aun era un tremendo mentiroso y era el novio de julia que era una chiquitona celosa y dramatica.el mas que julia sospechaba que queria robarle el novio era tommy un buen amigo de romeo.,,,decian en la escuela de un rumor que tommy un estudiante bruto y baboso permitia que romeo se lo metiera en el culo cuando romeo le decia palabritas bonitas.

La señora Jueza

Comentarios (0)

Cierto día, molesto por el trámite de cuestiones procesales, le solicité una audiencia para exponerle mis puntos de vista y disconformidad al respecto. Me recibió en su despacho, vestida como siempre con su imperturbable atuendo de monja; escuchó pacientemente mis argumentos y cuando hube concluido me dijo: “Dr. Ferrada, lo que Ud. plantea requiere de mi parte estudios y consideraciones adicionales que me llevarán algún tiempo. Cuando tenga mis conclusiones le avisaré”, Dicho esto, dio por finalizada la entrevista y solo atiné a dejarle mi tarjeta de presentación, en la cual figuraban mis números de teléfono.

el viejito enano

Comentarios (0)

alla en el pueblo viejo donde naci y en ese estonces era una chiquitona atrevida tenia un pendejo novio que me llevaba a lugares solitario para que le chupara su pequenito.fue en unas de esas aventuras que por casualidad encontramos un viejito masturbandose entre unos arboles,los escondimos detras de unas rocas para observarlo por un buen rato.aun estabamos de una distancia era claro notar que el viejito era un enano musculoso y con un pene enorme,de pronto me sorprendio la cantidad de leche que ese cabron eyaculo de su grandote instrumento...MADRECITA tenia lo sufficiente para formar un nuevo rio...que...BESTIA.de pronto mi novio tuvo buena razon por sentirse celoso ya que aparte de tenerlo chiquitrino el baboso eyaculaba gotitas que aun me dejaba con sed.ahorita cuando salimos de ese lugar sentia las curiosas ganas de volver...pero sola.mientras de camino con mi novio hacia mi casa me imaginaba que seria un encuentro con ese enano penechoto luego mi novio iba hablando pendejadas que de cierto no me interesaba.

Gracias Hija

Comentarios (1)

Soy un hombre casado de casi 52 años y tengo una hija de 24. Ella es delgada, mide 1.65 metros y es rubia. Tiene un cuerpo muy sexy y normalmente viste con faldas cortas, lo que deja sus lindas piernas a la vista.

Hace unos años, cuando ella tenía unos 18 años de edad, una noche, estábamos en la sala mi esposa y yo viendo una película en la televisión. Cuando la película terminó, noté que mi esposa se había quedado dormida en el sillón. Me levante y subí las escaleras a nuestro cuarto con la intensión de arreglar la cama, y después despertar a mi esposa para que subiéramos juntos a dormir. Al llegar a nuestra recámara, vi que mi hija estaba dormida en nuestra cama. Traía puesta una falda corta y en la posición que estaba, se notaba muy bien la curva que se le formaba en sus nalgas. Se le podían ver los calzones fácilmente y sus piernas muy bien torneadas eran motivo de excitación; al menos para mí. Pensé en levantarla y llevarla a su cama, pero de repente se me ocurrió ver un poco más su cuerpo y le levanté la falda un poco. Al estar contemplando su trasero, tuve una erección muy fuerte y el corazón me empezó a palpitar con fuerza. Me quedé viendo y excitándome por un par de minutos hasta que pensé en rozar un poco sus piernas con mis manos, esperando que no se despertara. Empecé a hacerlo y me calenté demasiado, pensando que en cualquier momento pudiera tener una eyaculación precoz. Como vi que no se despertaba, le empecé a hablar en voz baja, pero mi hija estaba completa y profundamente dormida. Se me ocurrió sacar un condón de mi cajón del tocador y me lo coloqué lo más rápidamente que pude. Moví un poco a mi hija para que quedara completamente boca abajo y le levanté la falda lo más que pude. Poniendo mis piernas a sus costados, prácticamente me encimé arriba de ella teniendo ligeros roces en sus glúteos con mi miembro que parecía reventarse. Duré apenas un minuto cuando se me vino el orgasmo. Hacía tiempo que no tenía uno igual. Rápidamente fui al baño y me limpié, tirando el condón por el drenaje de excusado. Me calmé un poco y después traté de despertar a mi hija para ayudarla a que fuera a su cama. No pude despertarla bien, de modo que la tomé en mis brazos y la llevé a su recámara. Iba completamente dormida. Llamé a mi esposa y nos fuimos a dormir; yo todavía con una especie de arritmia por lo sucedido. Al día siguiente le dije a mi hija en tono de broma que se había quedado dormida en nuestra cama. Ella sonrió y dijo que no se acordaba, pero me dio las gracias por pasarla a su cama.


Categorias

Paginas

Articulos Relacionados

Articulos Mas Vistos

Nuevos Comentarios

Recomienda Superrelatos a Tus Amigos

Tu Nombre:

Correo de Amigo:

Código de Validación:

Introduzca el Código de Validación: